Una imagen habitual en las ciudades canadienses tras una tormenta de nieve. THE CANADIAN PRESS/Paul Chiasson

El invierno dijo presente en varias regiones de Canadá

La agencia de Medioambiente de Canadá lanzó un alerta ante la posibilidad de desborde de los ríos y correntadas para partes de la costa de Columbia Británica.

Las advertencias de la agencia también se refirieron a eventuales nevadas en varios distritos de esa provincia del oeste del país.

Las autoridades permanecen alertas ante la posibilidad de inundaciones y desbordes de los cursos de agua, debido a una intensa tormenta de lluvia que es esperada para las próximas horas, con precipitaciones que podrían alcanzar los 100 milímetros.

Remoción de nieve y hielo en Ottawa, la capital. THE CANADIAN PRESS/ Patrick Doyle

Al mismo tiempo, la agencia avisó a los habitantes de las regiones de Peace River, Kinbasket North Thompson y otras de la zona, para que se preparen a recibir nevadas que podrían arrojar entre 14 y 30 centímetros de precipitaciones.

A raíz de las condiciones climáticas anunciadas para la última jornada del año, cuando miles de personas se desplazan para festejar junto a sus familias y seres queridos, los responsables provinciales recomendaron anular todos los viajes no esenciales, debido a que numerosos caminos no presentaran las condiciones propicias para la circulación de rodados.

En el otro extremo del país, la nieve y la lluvia helada causaron caos en los aeropuertos y estaciones de autobús de Ontario y Quebec, dos provincias afectadas por un fuerte temporal invernal que comenzó en la víspera y que se prolongará a lo largo del martes, aunque con menos intensidad.

En el aeropuerto internacional de Montreal, decenas de vuelos debieron ser anulados debido a la intensa nevada que afectó la región y que de a ratos se mezcló con lluvia helada. Además, el viento se hizo presente a lo largo del día, tornado difíciles las condiciones de visibilidad, lo que acrecentó el riesgo de accidentes.

El lunes 30, la marca máxima fue 9,3 grados en Columbia Británica y la mínima 48,7 bajo cero en el Nunavut. Imagen: Invironment Canada.

A las cancelaciones efectuadas, los pasajeros debieron sumar las demoras en los vuelos que lograron partir, ante la necesidad de llevar a cabo tareas de limpieza en el fuselaje de las naves, para que pudieran decolar sin el riesgo que implica el enorme sobrepeso de la masa de hielo adherida al exterior del avión y que, además, puede provocar daños en los motores.

La nieve, que seguía cayendo a primera hora del martes, produjo acumulaciones que rondaron los 20 a 25 centímetros.

El centro de Montreal quedó cubierto por una densa capa blanca, anegando calles y aceras.

En el oeste de la isla, en un barrio denominado Pointe-Claire, los vecinos recibieron la desagradable sorpresa de que una empresa dedicada a los trabajos de remoción de la nieve, que tenía una cartera de miles de clientes, anunció el fin de sus operaciones justo en momentos en que se producía el temporal.

En su página en Internet, la firma anunció que cesaba sus tareas debido a problemas financieros graves.

Información: The Canadian Press / Envirnment Canada.

Categorías: Medioambiente
Etiquetas: , , , , , ,

¿Encontró un error? ¡Pulse aquí!

Por razones que escapan a nuestro control, y por un período de tiempo indefinido, el espacio de comentarios está cerrado. Sin embargo, nuestras redes sociales siguen abiertas a sus contribuciones.