Confesiones de un “comprador de ilusiones”

0 / 3392

 

Un hombre, que pidió no revelar su identidad para evitar problemas con las autoridades migratorias y al que llamaremos “Hector” para este reportaje, cayó en las redes de las inescrupulosas agencias de viaje que -aprovechando la crisis panameña de finales de la década del 80- vendían “pasajes para ir al paraíso”.  

 

Un cuarto de siglo más tarde, nos confesó su historia y nos contó porqué –a pesar de sentirse engañado- tuvo que quedarse en Canadá, exagerar su historia e incluso mentir para ser aceptado como refugiado.

 

 

Panamá: entre la dictadura y la invasión estadounidense 

 

Manuel Antonio Noriega

 

El General Manuel Antonio Noriega, presidente de facto de Panamá entre 1984 y 1990.

 

Una invasión militar estadounidense, en diciembre de 1989,  puso fin a su gobierno.

 

 

(AP Photo)

 

A finales de la década de 80, Panamá vivía momentos de tensión interna y contestación popular y la presión permanente de Estados Unidos contra el gobierno de facto del general Manuel Antonio Noriega.

 

Aprovechando la incertidumbre, algunas agencias de viajes comenzaron a vender “paquetes turísticos” para ir a vivir y a trabajar en países en los que los panameños no necesitaban visa para entrar.

 

Les prometían trabajo, un comité de recepción, apoyo al llegar al destino y la tranquilidad de vivir en mejores condiciones de vida y lejos de la situación explosiva del país centroamericano.

 

Esas agencias eran en realidad exploradoras de sueños y vendedoras de ilusiones. La realidad era diferente al llegar al lugar de destino: no había nadie esperando, no existía el trabajo prometido y los panameños que “cayeron en la trampa” se debían enfrentar solos a una nueva realidad.

 

Las confrontaciones entre partidarios y opositores panameños, las detenciones de los líderes y simpatizantes de las manifestaciones y el temor de una invasión estadounidense empujaron a muchos panameños a pensar en dejar el país.

 

Muchos de ellos vinieron a tierras canadienses y pidieron refugio. La verdad es que aunque todos los panameños vivían una situación difícil, no todos estaban claramente en riesgo. Ese es el caso de “Héctor”.

 

Vínculos externos

 

http://www.panamapoesia.com/victimasdictadura.php

http://www.taringa.net/posts/videos/3328184/La-verdad-de-la-invasion-a-Panama.html

http://memoriasdelainvasion.blogspot.ca/

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *