Frantz Voltaire, la comunidad negra y el rol de la diversidad

La comunidad negra sigue siendo el objetivo de abusos constantes. THE CANADIAN PRESS/Graham Hughes

Frantz Voltaire es historiador y también se desempeña como director del Centro Internacional de Documentación e Información Haitiana, Caribeña y Afrocanadiense (CIDIHCA) en Montreal.

Llegado al país hace décadas, a lo largo de los años ha visto a la sociedad local transformarse, adquirir un perfil variado, diverso, colorido y culturalmente enriquecido.

El aporte realizado por las diversas colectividades de inmigrantes ha transformado al país. Y en ese proceso, el rol jugado por la comunidad negra es innegable.

En su opinión, la celebración del Mes de la Historia de los Negros en Canadá, surgido hace 30 años en Quebec, es una ocasión propicia para reflexionar sobre la situación de la comunidad negra en el país.

Un mes para reflexionar sobre la realidad de los negros en la comunidad local. THE CANADIAN PRESS/Graham Hughes

Y dentro de ese marco, nuestro entrevistado no evita referirse a la cuestión del racismo sistémico, cuya existencia o no en el seno de la comunidad local ha causado un debate con posiciones encontradas.

En tal sentido, recuerda un fallo de la Corte Suprema en los años 80, referido a situaciones en las que se expresó el racismo y también hace referencia a los sucesivos casos de violencia policial contra integrantes de la comunidad negra; el más reciente ocurrió hace pocos días, cuando un hombre negro fue acusado de atacar a un policía, y pasó 6 días en prisión, cundo gracias a un video pudo verificarse su inocencia.

Las prácticas discriminatorias están enraizadas en una serie de instituciones públicas, principalmente en la policía. Hay informes que hablan de hostigamiento, de condenas mucho más fuertes…Frantz Voltaire, director de CIDIHCA.

El historiador no pierde la ocasión de poner en perspectiva el tema y recuerda que John Alexander Macdonald, el primero de los mandatarios canadienses en ocupar el sitial de primer ministro de la nación, era un convencido de que el país debía ser gobernado por los blancos y no dudó en llevar adelante una política de acoso, persecución y exterminio contra las comunidades indígenas.

El emprisionamiento de un inocente, días atrás, volvió a causar revuelo. THE CANADIAN PRESS/Ryan Remiorz

Voltaire recuerda que con matices más o menos pronunciados la política canadiense no varió hasta la década de 1950, cuando una nueva ley de inmigración se convirtió en el primer pronunciamiento institucional contra las prácticas segregacionistas.

El titular del CIDIHCA, donde cada mes de marzo se lleva a cabo una actividad que busca crear conciencia en contra del racismo, hace hincapié en la importancia que tiene la educación para luchar contra el mismo. Pero también recuerda que existen herramientas legales que deben ser utilizadas, aún cuando estas no pongan fin al problema por sí solas.

Sabemos que las sociedades no pueden ser cambiadas por decretos. Existe la necesidad de la educación, de no negar el racismo y de abrir debates públicos sobre este fenómeno.Frantz Voltaire, director de CIDIHCA.

Desde los años 60 y con la llamada “Revolución tranquila”, la sociedad quebequense ha cambiado, con la incorporación de personas provenientes de todas partes del mundo.

Tal realidad ha creado inquietud en algunos sectores, que miran con recelo a quienes ven como distintos, a quienes no conocen.

Hay una parte de la población que no vive el cambio, que no se da cuenta que Quebec ahora es diferente.Frantz Voltaire, director de CIDIHCA.

Según Voltaire, la pandemia acentuará el carácter cosmopolita de las grandes ciudades, debido a que una parte de la población de los nacidos en el país tiende a moverse hacia zonas suburbanas o rurales, escapando a los riesgos que supuestamente implican las grandes aglomeraciones, con su concentración de gente y recursos sanitarios, servicios e infraestructura limitados.

El primer ministro Macdonald estaba convencido de la supremacía de los blancos. Foto: The Canadian Press/Archivos Nacionales de Canadá.

Por último, nuestro entrevistado resalta la necesidad de que las instituciones, públicas y privadas, reflejen la diversidad que muestra la sociedad en las calles y se garantice el acceso equitativo de las personas de las llamadas “comunidades culturales” a los puestos de trabajo acordes a sus calificaciones, incluso en los escalafones más altos.

Somos visibles en la calle, pero en las instituciones somos invisibles.Frantz Voltaire, director de CIDIHCA.

Las instituciones canadienses deben reconocer las capacidades y competencias de los inmigrantes, de las comunidades afro-canadienses, de las mujeres e incorporarlos, para que reflejen la diversidad real de esta sociedad, sostiene.

El argumento de la falta de calificaciones es falso. Los latinoamericanos, los haitianos, los africanos o los magrebíes que llegan aquí, tienen muchas veces más calificaciones que la población en general.Frantz Voltaire, director de CIDIHCA.

Eventos como el Mes de la Historia de la Comunidad Negra sirven para recordar que hay una riqueza en la diversidad y que debe ser aprovechada. Al respecto, Voltaire sostiene que la población general debería preocuparse por conocer un poco más sobre el asunto.

Frantz Voltaire nos brinda más detalles en entrevista con Radio Canadá Internacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Compartir

Luc Simard – Director de la Diversidad y de Relaciones Ciudadanas de Radio-Canadá

Vidéos • En francés

Visítenos

RCI • Radio Canada International

Su opinión sobre el mes de la Historia de la Negritud

El mes de la Historia de la Negritud se celebra solo en Norteamérica y el Reino Unido. ¿Piensa usted que debería celebrarse en todo el mundo?

Ver resultados