Contribución de la inmigración china en la formación de Canadá

Entrada al Barrio Chino de Vancouver por la Millenium Gate. (iStockphoto)

Desde los años 1700, inmigrantes de origen asiático aportaron una contribución importante en el patrimonio y la identidad de Canadá. Cada año, en el marco de su campaña anual del Mes de la Herencia Asiática, el gobierno de Canadá se esfuerza en poner en relieve la contribución de los inmigrantes de origen asiático que han contribuido a forjar el Canadá de hoy en día. 

En mayo de 1788, el capitán John Meares, comerciante británico de pieles, llegó a la Bahía de Nutka (Nootka Sound) en la Isla de Vancouver con 50 artesanos chinos que lo ayudaron a construir un puesto comercial.

Comienzo de la inmigración china

Al año siguiente, otros 70 trabajadores chinos llegaron al mismo lugar para ayudar a construir un fuerte y una goleta. Y con el descubrimiento del oro en Columbia Británica en 1858, inmigrantes chinos establecidos en San Francisco, California, comenzaron a llegar en el Valle de Fraser el año siguiente. Más tarde, la primera comunidad china de Canadá se estableció en Barkerville, una comunidad minera hoy en día transformada en museo.

Barrio Chino de Toronto (iStockphoto)

Entre 1881 y 1884, más de 17.000 chinos llegaron a Canadá para construir la vía férrea de la compañía Canadian Pacific y más tarde para ayudar en su mantenimiento. Varios miles de chinos que se encontraban ya en la costa pacífica estadounidense y que habían ayudado a construir la vía férrea transcontinental de Estados Unidos, llegaron a Canadá, pero la gran mayoría de la comunidad llegó directamente del sur de China.

En ese momento, la provincia de Columbia Británica contaba con una importante población china y comenzó a hacerse sentir el racismo contra esa comunidad. Los medios de la época contribuyeron a atizar ese racismo en la población local presentando de una forma negativa las prácticas culturales chinas en lo que se refería a su forma de vestir, las condiciones de vida e incluso, sus ritos funerarios. 

Desde inicios del Siglo XX, los canadienses de origen chino se instalaron principalmente en las regiones urbanas y las grandes ciudades. Los Barrios Chinos comenzaron a desarrollarse y sirvieron de centros importantes para las empresas y la vida familiar de numerosos canadienses de origen chino. Desafortunadamente para ellos y hasta los años 1930, en ciertas ciudades, leyes restrictivas le les impedían invertir en propiedades al exterior de ese perímetro.

Leyes racistas contra inmigrantes chinos

En virtud de la Ley de la Inmigración china de 1885, se impuso un impuesto de entrada al país de $50 dólares a cualquier persona de origen chino que deseara ingresar a Canadá, marcando un período de racismo legislativo anti-chino. 

Barrio Chino de Toronto, Avenida Spadina. (iStockphoto)

La imposición de este impuesto se hizo después que hubiese terminado la construcción de la vía férrea del Canadian Pacific, entre 1881 y 1885, que había atraído un importante flujo de obreros chinos a Canadá. Una mano de obra y una fuerza de trabajo necesaria pero indeseable como ciudadanos debido a sus origen. 

El impuesto de entrada al país pasó de $50 a $100 en 1900 y a $500 en 1903, en un intento de volver prohibitiva la inmigración para los chinos. Además, la Ley Censitaria Electoral de 1885, negaba explícitamente a los canadienses de origen chino el derecho a votar en las elecciones canadienses. 

A pesar del impuesto de entrada, la inmigración china en Canadá continuó. En 1923, el Parlamento canadiense adoptó la Ley de Inmigración China, el primero de julio, Día de Canadá. Esta ley es conocida también como “Ley de exclusión de los chinos” puesto que restringió prácticamente toda la inmigración china en el país, definiéndola de una forma estrecha las categoría aceptables de inmigrantes chinos e impidiendo a numerosos residentes reunirse con sus familias. Y como el Parlamento votó esta ley el Día de Canadá, la comunidad canadiense de origen chino lo bautizó como el “Día de la humillación”. La Ley  de la Inmigración china de 1923 fue derogada en 1947 y durante los años que estuvo vigente, menos de 50 chinos pudieron entrar a Canadá. 

Disculpas de Canadá y de Columbia Británica

El 22 de junio de 2006, durante el gobierno del Primer ministro liberal Paul Martin, Canadá presentó sus excusas en la Cámara de los comunes a los sobrevivientes que pagaron el derecho de entrada al país impuesto a los inmigrantes chinos, a sus familias y al conjunto de la comunidad china del país. 

Años más tarde, el 15 de mayo de 2014, Christy Clark, la entonces Primera ministra liberal de la provincia de Columbia Británica presentó las excusas oficiales de la provincia y se disculpó por las 160 políticas discriminatorias impuestas en esa provincia del oeste canadiense contra los inmigrantes chinos. 

Barrio Chino de Montreal (iStockphoto)

El Hospital Chino de Montreal

El Hospital Chino de Montreal fue creado en 1918. La Madre superior Marie du Saint Esprit, de las Hermanas de la Inmaculada Concepción creó un espacio temporal para satisfacer las necesidades médicas de la comunidad china de la ciudad durante epidemia de la Gripe española.

Un año más tarde, la comunidad china con el apoyo de las Hermanas de la Inmaculada Concepción, compró una antigua sinagoga y la transformó en hospital, que abrió oficialmente sus puertas en 1920. En 1962, el edificio del hospital estaba obsoleto y después, gracias a una exitosa campaña de financiamiento, un nuevo edificio fue construido y abrió sus puertas en 1965.

La misión del Hospital Chino de Montreal es proporcionar atención médica y servicios de alojamiento a adultos y ancianos de origen chino o del sudeste asiático que sufren de discapacidades permanentes o que han perdido en parte o en su totalidad, su autonomía funcional.

El hospital desea ser el alojamiento elegido por esta clientela y contribuir activamente, en concierto con sus socios, a mantener y mejorar su autonomía, bienestar y salud. El Hospital Chino de Montreal ofrece servicios en un entorno adaptado a los valores, costumbres y tradiciones socioculturales de sus beneficiarios.  

RCI/canada.ca/montrealchinesehospital.ca/Internet

MÁS INFORMACIÓN

Artista de Vancouver honra la historia de Chinatown a través de las cartas de su difunta madre

Columbia Británica pide disculpas a la comunidad china

La Isla de Quadra y Vancouver – historia de un nombre que no pudo ser

El «peligro amarillo» de Canadá, ¿una historia de prejuicios que podría repetirse?

Por Pablo Gómez Barrios | 
amlat@rcinet.ca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.